Almendras

Propiedades de la Almendra.

Rica en calcio, proteínas y vitamina E, la almendra es un alimento imprescindible en una dieta sana y equilibrada. Además, resulta un ingrediente muy versátil tanto en recetas dulces como saladas.

La almendra es uno de los frutos secos con mayor aporte de vitamina E, una vitamina cuya ingesta a menudo está por debajo de lo que sería recomendable y que ejerce un valioso papel antioxidante. 50 g diarios de almendras crudas cubren las necesidades diarias de esta vitamina.

Otro punto destacable es su contenido en fibra. A pesar de su aspecto seco y homogéneo, la almendra posee una cantidad notable de fibra soluble (10%). Es ideal para estimular los movimientos intestinales y para conferir sensación de saciedad.

La almendra es también rica en proteínas (19 g/100 g), cantidad similar a la de la carne. Por ello en las dietas vegetarianas las almendras y los frutos secos en general tienen una gran importancia.

Además, este fruto seco es una de las pocas fuentes de proteínas vegetales que contiene arginina, un aminoácido esencial para los niños.

El contenido en hierro es otra de las virtudes de este delicioso fruto seco. Cincuenta gramos de almendras aportan una dosis de hierro muy similar a la de las espinacas, claro que éstas son 30 veces menos calóricas. El magnesio, el fósforo y el manganeso también son otros de los minerales que aporta este fruto seco en cantidades nada despreciables.

La Grasa, un regalo para las arterias.

Las almendras tienen un 52% de grasas. De ellas dos terceras partes corresponden a ácido oleico. Esto quiere decir que tomar almendras es muy parecido a tomar aceite de oliva desde el punto de vista cardiovascular. Tanto es así que se ha demostrado que en comunidades que se consumen dosis altas de frutos secos, la incidencia de enfermedades cardiovasculares es menor.

Otro punto a tener en cuenta es su contenido en ácido linoleico (omega-6), ácido graso esencial para el organismo que éste no sintetiza y que le es necesario obtener de la dieta.

La dosis recomendada.

Los expertos están de acuerdo en que una dosis recomendable de almendras para una persona sana es de unos 25 g al día (20 unidades), estando especialmente recomendada a niños, por su riqueza en calcio y proteínas; a vegetarianos, por su aporte en hierro y proteínas; y a personas aquejadadas de hipercolesterolemia, osteoporosis, déficit de peso, diabetes e intolerantes a la lactosa.

Compra y Conservación.

Es mejor comprar las almendras con cáscara. De este modo están menos tratadas y conservan mejor sus propiedades. La mayoría de frutos secos que se venden sin cáscara suelen llevar dióxido de azufre para conservarlos, por lo que es mejor elegir las biológicas. Al escoger las almendras se debe preferir las más pesadas y que no hagan ruido al agitarlas. Si se compran peladas, deben rechazarse las blandas y las de olor a rancio.

Dada su riqueza en grasa la almendra se enrancia con facilidad por lo que se debe evitar que cojan humedad, guardándolas en un lugar fresco y seco. También se pueden guardar en la nevera para conservarlas más tiempo.

RECETAS.

Mantequilla de Almendras.

Ingredientes:

- 3 tazas de almendras crudas (no tostadas) sin sal. Preferiblemente blancas, sin la cáscara ya que le puede dar un color marrón y poco amargo.

- Endulzante al gusto.

- Sal al gusto.

- Agua al gusto.

- Procesador de alimentos.

(Rinde alrededor de 1,5 tazas)

Instrucciones:

1. Añadir las almendras en un procesador de alimentos y pulsar para picar muy bien.

2. Mezclar las almendras picadas durante unos 10-15 minutos, raspando los lados cuando sea necesario. De la almendra se obtendrá el aceite y a partir de ahí la mantequilla líquida.Si se prefiere una mantequilla más sólida, cuando se ve que la almendra comienza a esparcir el aceite (como en la cuarta foto), se añaden unas gotas de agua y se procesa de nuevo, hasta obtener una consistencia similar a la mantequilla. Cualquier otro elemento que se quiera añadir, hay que hacerlo al final. Para mezclar la miel con la mantequilla hacerlo con la cuchara (sin procesador).

3. Añadir sal o stevia / edulzante al gusto y ponla en un recipiente herméticamente cerrado en la nevera.

Harina de Almendras.

Ingredientes:

2 tazas de almendras crudas

Instrucciones:

Coloca las almendras -1 taza a la vez-, en una batidora de alta potencia.

Moler las almendras hasta que se conviertan en un polvo fino.

Esto debe tomar de 20 a 30 segundos.

¡Voila! Ya tienes tu harina de almendras. Es así de fácil.

Trata de utilizar almendras no peladas. Se consigue una textura más de harina si la haces con almendras con cáscara.

Trata de no moler demasiado tiempo ya que tiende a convertirse en mantequilla de almendra si el proceso de molido se pasa de tiempo.

Rinde aproximadamente 2 tazas.

Lechada de Almendras.

Ingredientes:

3 tazas de avena

Agua (la necesaria)

36 almendras peladas

Agua purificada (la necesaria)

Instrucciones:

En un tazón agregar la avena y el agua hasta tapar; reservar por 6 horas.

Transcurrido ese tiempo, por cada taza de avena remojada incorporar 12 almendras sin piel.

Licuar la mezcla de avena con almendras. De ser necesario, añadir más agua a la preparación hasta obtener la consistencia deseada.

Nota de cocina: es excelente como sustituto de la leche materna.

 

3 pensamientos en “Almendras

  1. Pingback: Lista de Productos Noviembre 2012 | Flor del Campo

  2. Pingback: Lista de Productos Diciembre 2012 | Flor del Campo

  3. Pingback: Lista de Productos Abril 2013 | Flor del Campo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>